10 diciembre, 2016

En qué se diferencia un chino de un español

"Parece más un español que un chino"

Esta frase lógicamente ha de ir referida a un chino que parece por sus rasgos más un español. Lo curioso es que la escuché a una niña española de rasgos chinos (supongo que adoptada de bebé como muchas), al ver al único chino con gafas del mural de papel de arroz del Salón Chino del Palacio de la Cotilla en Guadalajara.

Me pareció una paradoja espectacular, porque, ¿cómo va a decir nadie que un chino de los muy chinos, con sus ojos rasgados puede "parecer un español"?  La única manera es que lo diga una española de rasgos muy achinados, que piense o entienda que un español puede tener rasgos muy asiáticos.

Entonces, si pensamos que los españoles tienen los rasgos asiáticos, al ver a un chino con gafas, obviamente diremos que "parece más un español que un chino".

Y la niña, que claramente parece más una china que una española, se va tan campante, en su nube de multiculturalidad, en un mundo en el que es muy difícil saber ya a priori quién es español y quién chino...

05 diciembre, 2016

Machismo en As, denigrando a jugadoras de balonmano

Es increíble que sólo 3 meses después tenga que volver a hablar del tema del machismo en nuestra prensa, pero es que la práctica del periodismo que muchos diarios deportivos españoles hacen es totalmente negligente, y en lo que respecta al deporte femenino, roza lo denunciable.

Esta vez me voy a centrar sólo en la portada del diario AS, que sólo en la tercera fila, y tras sólo 9 noticias de fútbol y 1 de motor (nada menos que el posible paso de Fernando Alonso a tener un coche ganador el año próximo), pone su primera noticia de deporte femenino, en este caso de balonmano. ¡Bien por AS promocionando a nuestras mujeres deportistas!... ¿Bien?  No...


La noticia habla por sí sola, y denigra, veja e incluso viola el honor de la mujer como tal, como ser humano, defenestrándola y apocándola, dejándolas como simples objetos de deseo.

El enlace es sobre el Europeo de Suecia y todo lo importantes es: Las 16 bellezas de los 16 equipos del Europeo...  patético y rozando lo denunciable.

Si echamos un vistazo a la noticia, son 16 fotos presentando a 16 guapas jugadoras de balonmano, centrándose por supuesto en que son bellas, no grandes o peores jugadores, no mejores estrellas, virtuosas de un deporte de moda en nuestro país desde que existe el grupo de "Las Guerreras". En As no aman el balonmano, en As saben que deben poner carnaza sobre la mesa, por eso en el Europeo de Suecia jugan tías buenas, no deportistas femeninas.



Nada que ver con el trato que se da a los hombres, donde sí que hay especiales sobre los 16 equipos de cada campeonato, y donde se comentan las estrellas del torneo, pero sin poner fotos ligeritas de ropa (bueno, alguna sin ropa) o en actitud provocativa... Creo que en 2016 y rozando 2017 algunos en As deberían plantearse su propia profesión, esto no es periodismo, ni siquiera es algo permisible en prensa rosa o similares. Por favor, dejad de ver a las mujeres como simples objetos, son deportistas, nada más, hablemos de balonmano, ¿o no era As un diario deportivo?...

30 noviembre, 2016

30 canciones para 30 días (meme musical)

Ojo, me refiero a lo que eran los memes antes de convertirse en esas fotos con texto que se manda la gente por whatsapp.

El de hoy y que me ha parecido curioso como práctica musical a llevar a cabo, te plantea 30 frases para que cada día de un mes (yo lo haré todo de golpe) pongas una canción que te evoque alguna cosa. Simplemente y sin más dilación, ahí van (va a ser muy ochentero, advierto):

1. A song you like with a color in the title 

Black or white (Michael Jackson).

2. A song you like with a number in the title

Four seasons in one day (Crowded House)

3. A song that reminds you of summertime

La barbacoa (Georgie Dann)

4. A song that reminds you of someone you would rather forget about

Why do all good things come to and end (Nelly Furtado)

5. A song that needs to be played LOUD

Zombie (The Cranberries)

6. A song that makes you want to dance

Follow the leader (SBS, creo)

7. A song to drive to

My favourite game (The Cardigans)

8. A song about drugs or alcohol

Cannabis (Ska-p)

9. A song that makes you happy

Shiny happy people (REM)

10.A song that makes you sad

Trouble (Coldplay)

11. A song that you never get tired of

Walk of life (Dire Straits)

12. A song from your preteen years

Scatman's life (John Scatman, creo)

13. One of your favorite 80’s songs

With or without you (U2)

14. A song that you would love played at your wedding

 20 de abril (Celtas Cortos), pero llevaba 15 años y 2 semanas de retraso

15. A song that is a cover by another artist

Llamando a la tierra (M-Clan, cover de Serenade from the stars, de la Steve Miller Band)

16. One of your favorite classical songs 

Sinfonía de la máquina de escribir (Leroy Anderson, siglo XX)

17. A song that you would sing a duet with on karaoke 

Fotografía (Juanes)

18. A song from the year that you were born 

Every breath you take (The Police)

19. A song that makes you think about life

Show must go on (Queen)

20. A song that has many meanings to you 

Mad about you (Hooverphonic)

21. A favourite song with a person’s name in the title

Layla (Eric Clapton)

22. A song that moves you forward 

Eye of the tiger (Survivor)

23. A song that you think everybody should listen to 

Cambiando el mundo (Nash)

24. A song by a band you wish were still together 

Entre dos tierras (Héroes del Silencio)

25. A song by an artist no longer living 

What a wonderful world (Louis Armstrong)

26. A song that makes you want to fall in love 

Everything I do (Bryan Adams)

27. A song that breaks your heart 

My inmortal (Evanescence)

28. A song by an artist with a voice that you love 

Eternal flame (Bangles)

29. A song that you remember from your childhood

Logical song (Supertramp)

30. A song that reminds you of yourself

Don't look back in anger (Oasis)

25 noviembre, 2016

Elige es con ge, también en museos del aceite

Esta vez la nueva adquisición nos llega desde el Museo del Aceite del Monasterio de Veruela (cerca de Vera de Moncayo, en Zaragoza).

No seré irónico ni sarcástico con ellos porque un error lo tiene cualquiera, y porque el museo estaba bastante bien, sobre todo el Museo del Vino que también había en el lugar (permitía oler, tocar, etc...). En este caso encontramos el error en una pantalla interactiva sobre el Aceite:



En cualquier caso, y pese a que compartamos esas raíces aceiteras, también para los de Aceites Sierra del Moncayo: elige es con ge.

17 noviembre, 2016

La red social de lo que no publicamos

Pensaba 2 minutos antes de empezar a escribir este post sobre qué pasaría si las personas no publicásemos en redes sociales las fotos en las que salimos perfectos, nuestros maravillosos viajes con sus entrañables anécdotas, los retratos de familia feliz sin problemas, los selfies que parecen retocados por Miguel Ángel Buonarrotti y encuadrados por el mismísimo Javier Aguirresarobe, sopesados y extra-cavilados discursos políticos que ni Churchill, o ingeniosos y ocurrentes aforismos que harían palidecer a Groucho Marx, Oscar Wilde y Woody Allen, todos verdes de envidia por nuestra elocuencia y virtuosismo lingüístico.



Qué pasaría si en vez de eso, publicáramos realmente lo que nos pasa por la cabeza en el momento, publicásemos justo lo que acabamos de hacer, justo lo que hemos estado haciendo las otras 23 horas y media aburridas del día, nuestras malas experiencias en viajes, nuestras fotos con gesto extraño, nuestros selfies con cara de pachón, nuestras frases sin sentido o nuestros pensamientos reprobables, qué.

Imaginando por un momento me imagino tantos de tantos y tantas y me entra la risa. Ojalá existiese una red social así, una red social en la que nosotros creemos que estamos publicando algo maravilloso y especial, y en la que luego a nuestros amigos se les muestra la realidad, no esa impostada y ficticia artificialidad, sino la realidad más pura y desnuda, nuestro propio yo, lo que hay detrás de toda esa fingida mueca, de esa ocurrencia copiada de a saber dónde, de esa publicación que todos querrían haber hecho.



Imagino a la selfie-adicta de morritos juntos que se cree la Naomi Campbell, que ha publicado 5 fotos casi iguales y cuyos palmeros aplauden a rabiar y la inunda de 'me gusta'. Imagino cómo se ha hecho 20 fotos hasta escoger las mejores, imagino cómo ha borrado incluso 5 en las que salía espantosa, fea como en realidad es, e imagino que esas sean las que realmente vean sus seguidores...

Imagino al futbolista objeto, anunciante de ropa interior, hiper-retocado por especialistas en maquillaje, con los nuevos boxer blancoinmaculados. Imagino que el sudor provocado por los focos manchó los calzoncillos y hubo de cambiárselos. Imagino cómo la foto en la que se veían amarillos y manchados fue tirada a la basura, y cómo tras publicar la buena, todos sus seguidores verían cómo parecía haberse orinado en ellos...



Imagino a la chica fitness que acaba de ser polifotografiada por su novio, y que ha escogido entre 30 la mejor todo para publicar en Instagram. Imagino que hemos cogido la peor de las 29, esa en la que parece desmejorada, desfigurada, desmaquillada, y en la que ni la más acomplejada de sus seguidoras querría parecerse a ella. Imagino cómo ufana publicaba la foto bonita, y como todas veían sólo la horrorosa...

Imagino al que acaba de escribir la frase política ingeniosa del día, a todos los que le comentan, le aplauden y le 'megustan'. Imagino que ha estado casi 10 minutos pensando y retocando lo que iba a decir, incluso tras copiarlo de otro... Imagino que habrá pensado cosas sin sentido, sin valor, sin gracia... Imagino que él piensa que ha publicado algo digno de un genio, pero por desgracia sus seguidores sólo verán ese balbuceo mental...

Imagino a la que publica la foto de la familia feliz, todos con vestido precioso de los domingos, las niñas con lacitos, el niño de primera comunión, todos sonrientes, impolutos, tocados por una luz divina, casi celestial, perfecta incidencia de los rayos solares dorando su nacarada piel. Imagino minutos antes, mientras desayunaban, con el niño de chocolate hasta arriba, la madre despeinada, el padre con barba de 5 días, una niña con carreras en la media y llorando a lágrima tendida. Imagino que ellos publican eso que fue un suspiro del día, de sus vidas, pues luego todo volvió al caos. Imagino cómo sus seguidores lo que reciben es un vídeo del caos, el "cómo se hizo".

Imagino a la que sale siempre con su perrito limpito y comidito, la imagino mientras publica esa maravilla que le ha llevado 1 hora conseguir. Imagino cómo sus amigos ven a su perro sucio y ladrando cabreado por la sesión de manicura a la que lo ha sometido.



Imagino de camino al adulador hipócrita que a todos ellos les comenta enjabonándolos, imagino que a él también se le volvieran del revés las publicaciones, y que de verdad pusiera lo que pensó, aunque sería curioso un "estás divina, qué guapa" ante una foto muy desfavorecedora, no, eso me hace más gracia, así que a los aduladores los mantendría, que sería gracioso ver el contraste.

En fin, imaginando imagino que imaginaréis que es difícil imaginarse la red social imaginaria que he imaginado antes de imaginar este artículo. Sí, sería harto difícil imaginarla, imagínense un mundo así... un mundo donde la imagen y los imaginativos imagineros no imaginan estar tan lejos los unos de los otros, donde justo lo que uno piensa y plasma es lo contrario de lo que los otros ven, donde la hipocresía sería inútil, donde todos seríamos más transparentes, donde nuestro postureo sería penalizado al máximo, donde no existirían esos pelotas mayúsculos que pueblan las listas de seguidores y "amigos redsocialeros".

Sí, quizá ya exista, o quizá aún no, pero creo que sería bastante sano, al menos por un día, que existiese esta red social, la red social de lo que no publicamos...

11 noviembre, 2016

Postales de una boda (4) -Vocabulario Granada

Y después de las palabras propias de Porcuna, les toca el turno a las de Granada, ciudad que también conserva en sus clases más populares sus antiguas palabras y chascarrillos, a pesar del gran número de extranjeros y de personas de otros lugares de España que la pueblan:















05 noviembre, 2016

Halloween se nos va de las manos

Que la frase "les das un dedo y se comen todo el brazo" tiene bastante de verdad, no voy yo ahora a descubrírselo a nadie. Cierto es que el ser humano es ávido por naturaleza, ansioso de más, incapaz de conformarse con poco, y que ante la mínima cesión acaba por querer más y más y más (véanse los gobiernos independentistas de comunidades autónomas españolas, por poner como muestra un botón).

Este parece ser el caso de la fiesta de Halloween, que no vamos a volver a debatir en este artículo sobre su necesidad o no, sobre la lógica de que una fiesta que sólo conocemos gracias a las películas y series globalizadoras americanas haya llegado con tantar fuerza a España, de forma que ya ha sustituido casi completamente a lo que se celebraba en nuestro país por estas fechas (día de Todos los Santos y Día de los difuntos), pese a que, reconozcámoslo, apenas es que se celebrara nada, más que rezar, ir a los cementerios a llevar flores, poner alguna vela por las noches y comer algún dulce típico, por lo que un poco de fiesta tampoco viene mal y es casi lógico que la gente acabe abrazando esta nueva festividad como si no hubiera un mañana.


No señores y señoras, Halloween, fiesta con origen moderno radicado en Irlanda y luego importada por los Estados Unidos, grandes importadores de todo lo habido y por haber (es lo que tiene existir hace sólo 300 años y haber genocidado de manera brutal a los que en esa tierra vivían), ha venido para quedarse, para sustituir nuestra propia tradición, para que la gente comience a pensar que el 31 de octubre es el día de los difuntos, pese a que realmente es el 2 (preguntad por la calle a gente menor de 35 a ver quién sabe qué día es el de los difuntos y veréis que ya no es el 2 de noviembre... pero para nada...). No, Halloween no es negociable, vosotros mismos habéis caído en la trampa y habéis disfrazado a vuestros hijos de fantoche o de fantasma, lo que sea... y ahora habéis creado una tradición, un monstruo hallowinesco...

¡Truco o trato!, y si no, te lanzamos huevos a la ventana o te pintamos el portero automático de rojo, o quién sabe qué... Esto se está desmadrando...

Esta semana, cuando llegó Halloween, a eso de las 5-6 de la tarde comenzaron a sonar explosiones en la calle, niños y adolescentes gritando, petardos, etc... Luego llegaron los golpes en mi edificio, perpetrados por una turba de púberes e impúberes enloquecidos al grito de truco o trato y de caramelos o te llenamos de pintura y huevo la puerta, después los golpes en la misma puerta, las llamadas al timbre de abajo y al de arriba, los lanzamientos de objetos y piedras... auténticamente peor que una guerra... Si mirabas por la ventana, igual: por la calle encapuchados con pasamontañas gritando y haciendo actos vandálicos, eso sí, todos menores de edad, claro... Sí, es Halloween y los niños se creen con derecho a todo, porque lo han visto en las películas...

Minutos después de la batalla, todo el patio y la calle parecían el día después de una romería, envoltorios tirados por el suelo, huevos estrellados, pintura por las paredes y en algunas placas, piruletas machacadas, serpentina, confeti y quién sabe qué potingues más, todos lanzados por las hordas de inconscientes adolescentes y sus acólitos de un dígito de edad. Sí, Halloween se nos ha ido de las manos, ellos creen que el día de Halloween todo vale, que hay total impunidad, y no debería ser así.



Leía también estos días algunas noticias sobre el tema (ejemplo de Granada), lo que me reafirma en que no fue sólo mi sensación, sino que poco a poco se ha instalado en nuestros jóvenes que ese día ellos son la ley, y no, no puede ser. Cornudos y apaleados: los padres y madres treinta-cuarentañeros-permisivo-traumatizados no sólo se han conformado con inculcar esta fiesta extranjera a sus hijos (la mayoría sin saber siquiera si la fiesta era española o no, incultura a tutiplén y a ultranza), sino que ahora encima permiten que sus hijos se conviertan en Billy el niño y los 40 ladrones a su antojo y como decía antes, con impunidad total... Mal, algo va muy mal... pero claro, no les vas a regañar a los niños, que pueden traumatizarse de por vida a pesar de tener 3 novias y sacarle 2 cabezas a sus padres. Para algunas cosas no son pequeños...

Sé que suena a cascarrabias, y es lo que pretendo, pero alguien tiene que pararles los pies a esos niños, y a esos padres, antes de que el juez Calatayud se los encuentre y ya sea demasiado tarde (al menos les obligaría a limpiar la mierda que han dejado).

 En fin, es un día concreto en el que los vándalos aprovechan para su esparcimiento obligatorio, ya que si no explotarían. Halloween es una excusa, lo sé, como lo son los partidos de fútbol o las manifestaciones antisistema, pero por eso hay que pararles los pies, y pronto... No es de recibo encontrarse a la mañana siguiente un huevo estrellado en tu puerta, seguramente por un niñato de 15 años que luego te saluda cuando entras por el portal, sin saber siquiera que estuviste limpiando lo que él horas antes dejó.

No, si eso es la libertad, si eso deja tan pequeño al libertinaje, mejor vengan leyes restrictivas, porque nosotros los españolitos no estamos preparados para vivir en una sociedad libre y por eso nos merecemos el gobierno que nos merecemos...

31 octubre, 2016

Postales de una boda (3) -Vocabulario Porcuna

Volviendo de nuevo a las postales de aquella boda que no olvidaremos, hoy le toca el turno a las palabras propias de Porcuna, de las que ya hice hasta 8 entradas en este blog hasta el momento, y que servían en ese acontecimiento para que los invitados de uno y otro lugar pudieran conversar entre ellos sin temor a la barrera idiomática:





















26 octubre, 2016

15 temas bomba para discutir (6- Cirugía estética)

Hoy llega la hora de hablar de la cirugía estética, que no sería más que el utilizar los avances actuales en técnicas quirúrgicas no para mejorar nuestra salud, sino nuestra apariencia, culmen total y signo inequívoco de la deriva de la sociedad actual, donde la apariencia cobra más importancia si cabe que la que siempre ha tenido.

Las estadísticas nos muestran que muchísimas personas utilizan la cirugía estética anualmente, y que nos gastamos auténticos dinerales en promocionar este tipo de actividades, cuando probablemente no seamos capaces de gastar lo mismo en nuestra propia salud. Las clínicas estéticas proliferan por toda nuestra geografía como setas, y es bastante fácil detectar quién sea ha hecho un "retoquito".

Este es un tema que también suele crear posturas enfrentadas, entre los que no se harían nunca nada y los que sí, entre los que censuran a quienes no son capaces de aceptar lo que les ha tocado en suerte por naturaleza y entre los que sí, y no entienden que alguien quiera arriesgarse en una complicada operación para simplemente tener más pecho o parecer más a una estrella de cine.

Tradicionalmente han sido las mujeres las que más han utilizado este tipo de operaciones, pero como siempre suele pasar cuando un sexo hace algo, el otro poco a poco también intenta ponerse a la par, así que muchísimos hombres ya piensan que por qué no van ellos también a mejorar su aspecto.

Dentro de las operaciones estéticas más típicas encontramos la rinoplastia, el aumento mamario, los liftings, las liposucciones y los implantes de pelo, pero el número de modalidades puede ser infinito.



Echemos un vistazo a los puntos principales a valorar:

1-Cuál es exactamente la discusión: Se trata de ver si estamos a favor de las operaciones estéticas con fines estrictamente de mejorar el aspecto, o no.

2-Posturas posibles: Obviamente una postura sería el aceptarlas y otra el no aceptarlas,dentro de lo que entra el si tú mismo o misma te las harías, o simplemente aceptarías que otras se las hicieran, incluyendo por supuesto cuando tu hija de 16 años te pide que le compres unas tetas nuevas para Navidad...

3-Matices posibles: El primer matiz, sobre el que no discutimos aquí es cuando alguien se opera por motivos mitad estéticos mitad de salud, que entonces lo habitual es que todo el mundo entienda la operación, pese a que muchísimas veces se enmascara una operación puramente estética con supuestos motivos de salud que realmente no existen o jamás darían problema alguno que diera sentido a entrar en quirófano.

Otro matiz es entender si en algunos casos sí podría justificarse, como por ejemplo en el de una persona muy poco atractiva, digamos muy fea, horrorosa de mirar, porque la naturaleza así lo quiso. En este caso también será muy habitual entender que arreglen un poco el desaguisado.

Al caso anterior añadimos otro punto que sería el de las personas que han adquirido esa fealdad con el tiempo, pero por propio uso del cuerpo, por negligencia. ¿Estaría justificado en el caso de personas gordas que no lo son por salud sino por haberse pasado con las patatas fritas? Probablemente también, pues sería por salud en parte, aunque también el quitarse michelines que has adquirido por tu mala alimentación podría entenderse como "hacer trampas".

Esto último sería lo que a muchos también les hace odiar las operaciones de los demás, ya que por ejemplo una persona que por naturaleza es más fea que tú, podría superarte en belleza tras una operación (vamos, una especie de "dopaje estético"), ya sea con nuevas y más grandes tetas o con un retoque en pómulos y nariz.

Aquí también incluiríamos el si la persona necesita la operación por temas de trabajo (modelos, cine, televisión, etc...), que entonces podría entenderse un poco más.

4-Historia: Históricamente está documentada desde hace milenios la práctica de las operaciones de nariz, pero no ha sido hasta este siglo cuando se ha generalizado la práctica en multitud de aspectos, sobre todo por los avances en la cirugía, ya que este tipo de operaciones implica rajar, cortar, suturar, infiltrar o rellenar nuestro cuerpo, por lo que hace sólo 2 siglos sería una cosa de vida o muerte.

Actualmente la cirugía estética está completamente extendida y mueve miles de millones anuales, siendo un gran negocio, ya que el culto al cuerpo ahora mismo es la religión más profesada a nivel mundial.

5-Frases míticas: "Envejecer con dignidad", "se ha puesto los labios de Carmen de Mairena", "parece un Cristo", "le van a explotar los implantes en el avión", "se ha hecho un retoque".



6-Mi experiencia: Yo nunca me he hecho una operación estética, y dado que tengo cierto miedo a las agujas y a las operaciones en general, no creo que me la hiciera nunca, pero no es algo sobre lo que esté completamente negado.

Entiendo que si una persona tiene algún defecto físico muy evidente y sonrojante, que no le permite desarrollar su vida con normalidad y que le afecta completamente en su día a día, estaría justificado operarse. A la misma vez entiendo y veo todos los días a gente que se ha hecho auténticas barbaridades en el cuerpo porque piensa que así está mejor (tetas gigantes, labios como pimientos, pómulos de muñeca hinchable, etc...), son grandes errores que las clínicas no evitan, ya que sólo quieren vender.

En cuanto a la experiencia de conocidos, no conozco demasiados casos, pero en general se resumen en operaciones de nariz para supuestamente mejorar el desvío el tabique y respirar mejor (habría que ver si eso es real o no), en personas que ahora tienen la cara de otro... y alguna operación de aumento de pecho (que salvo las barbaridades que algunas se hacen para parecer Pamela Anderson, suelen sentar muy bien a chicas "planas" que lucen mucho más a vista de todos

7-Resultado habitual: Al ser una discusión de listones A contra B, pero con matices que los negados aceptarían, simplemente se llega a un punto, a un listón, a partir del cuál no aceptas pasar. Obviamente da mucho juego porque hay muchos matices que comentar, y donde seguramente unos no estén de acuerdo con los otros, o incluso puede que los más negados sí acepten algo que uno muy abierto no acepte. Eso da mucho juego.

8-Qué dicen los imparciales: Bueno, aquí vale con mi opinión, pero pregunto también a alguien que no se ha operado y que tampoco sabe si se operaría: "Para mí, si es un problema real que te impide relacionarte o vivir una vida plena, está justificado, y por supuesto eso incluye la gente que por trabajo tiene que hacerlo, pero siempre con cuidado".

9-Qué dice este blog: La verdad es que sí he hablado más de una vez del tema, sobre todo en un artículo del año pasado en el que preguntaba qué harías si te dieran dinero infinito para operarte, con la idea de evitar la duda que a muchos les crearía el no tener dinero. Quizá muchos que ahora dicen que la cirugía es mala y que censuran a otros que se han retocado (envidiándoles ahora), si tuvieran dinero cambiarían de opinión.

10- Otros:  Como anécdotas que ahora podemos comentar, no olvidemos los monstruosos retoques que muchos actores y actrices de Hollywood (y españoles, claro) se han hecho durante estos años, pareciendo auténticos esperpentos que no se parecen en nada al original que fueron. No sé, la Sara Montiel, la Renée Zellwegger o Mickey Rourke por dar ejemplos.



También me pareció curioso recientemente un documental sobre cirugía estética en el que hablaban las dueñas de las clínicas, que eran unas señoras de unos 50 años que aparentaban muchos más, con caras hinchadas como balones, que seguramente espantarían a cualquiera que pensase parecerse a ellas. Obviamente ellas se ven como si tuvieran 30 años, pero eso es problema de su enfermedad, una enfermedad mental parecida a la anorexia, que te hacer verte guapa incluso aunque seas un monstruo, y que siempre te obliga a ir más allá, porque nunca te ves bien del todo.


-----------------------------------------------------------------------
Otras entradas de la serie "15 temas bomba para discutir":
0- Introducción
1- Fútbol
2- Matrimonio
3- Cigarrillo
4- Homosexualidad
5- Amistad hombre-mujer
6- Cirugía estética
7- Manipulación genética
8- Pena de muerte
9- Aborto
10- Igualdad de Género
11- En qué gastar el dinero
12- Tecnología
13- Mascotas
14- Religión
15- Política

20 octubre, 2016

El Ministerio del Tiempo

Si esta serie fuera americana, la gente lo fliparía con ella, todos se apresurarían a ver sus capítulos de 3 en 3 y en todos los corrillos se hablaría con pasión de su argumento y su calidad...

Esta frase puede decirse de más de una serie que no proviene de los Estados Unidos, e incluso, pese a que España es un país pequeño y relativa poca producción cinematográfica, también podemos decirlo de más de una serie españolas.

Una de ellas es el Ministerio del Tiempo, una serie que trasciende más allá del ámbito nacional, que toca un tema muy interesante, que suele levantar pasiones, tanto entre los simples aficionados al pensamiento filosófico-científico en general como a los propios entendidos y profesionales de las ciencias. A la vez es una serie que de forma divulgativa nos da a conocer muchos curiosos e importantes episodios de la Historia de España, una de las historias más ricas de cuantos países existen en el mundo, y a la vez una de las menos aprovechadas. Como se suele decir: los americanos, con la décima parte del interés y la fuerza de alguna de nuestras historias, harían una superproducción digna de Óscar...



La historia es sencilla: existe en España un Ministerio oculto, que en su interior alberga un montón de puertas desde las que se puede acceder a muchas épocas de la historia. Hay unos malos que conocen la existencia de otras puertas fuera del Ministerio, y las están usando para intentar cambiar la Historia de España. Los agentes del Ministerio lo que hacen es viajar a las distintas épocas para evitar que los malos cambien la historia...

Los principales protagonistas son los 3 agentes: Amelia Folch (una de las primeras mujeres universitarias en España a finales del XIX), Alonso de Entrerríos (experto soldado de los tercios de Flandes del siglo XVI, al modo del Capitán Alatriste) y Julián (un enfermero de la época actual), que por un lado consiguen hacer un gran contraste entre la sabiduría de Amelia, la valentía de Julián, el desconocimiento de los nuevos tiempos de Alonso unido a su arrojo y corrección en el comportamiento; al mismo tiempo que comparan las épocas de cada uno de ellos, tan distintas y a la vez todas formando parte de la misma historia, con los mismos errores cometidos por los españolitos calcados desde la época de Alonso a la de Julián. Aparte, durante algunos capítulos Julián es sustituido por Pacino, un policía de los 80, bruto pero también valiente.

Sus jefes también tienen gran protagonismo, sobre todo Salvador, que es el subsecretario, pero también Ernesto e Irene. De ahí surgen varias conspiraciones que tratan de acabar con el propio Ministerio. Como curiosidad, el que hace los retratos robot de los sospechosos es un tal Diego de Velázquez, un pintor sevillano que pinta a las mil maravillas.


Imagen tomada de la Web de RTVE

La serie tiene muchos factores de interés, sobre todo la historia, donde se suceden visitas a épocas míticas que ya son patrimonio de España, como el siglo de Oro, la época de la Ilustración y los bandoleros, la guerra de Filipinas, los añorados años 20 y 30 pre-guerra o la Reconquista, conociendo a personajes como Cervantes, Goya, Lope de Vega, Lorca, Dalí, Picasso, Isabel I y II de España, Torquemada, Ramón y Cajal, Napoleón, El Cid, Lazarillo de Tormes, etc... Todo ello sirviendo para que muchos podamos conocer un poco más a estos personajes, su contexto y la época en la que les tocó vivir (aunque a través de las puertas ya podrían vivir donde quisieran).

Lógicamente no podemos fiscalizar o tomar al pie de la letra el tema de las puertas que permiten viajar al pasado, pero no al futuro, ya que por ejemplo sería imposible que Velázquez vivieran en 2016, ya que habría viajado técnicamente al futuro... O por supuesto no podemos más que "creernos" que cualquier suceso antiguo modificado pueda hacer que una foto empiece a borrarse (como en Regreso al Futuro), o que simplemente viajando a unos minutos antes de que los malos hayan modificado algo del pasado, estemos modificando justo la única línea espacio-temporal que existe (ya que con cada viaje habríamos creado un nuevo espacio-tiempo, por lo que estaríamos modificando el pasado de esta línea temporal, pero no de la nuestra, la mía y la del lector que lee estas líneas, que nunca realmente podría cambiar ya, porque lo escrito, escrito está).

En fin, con esos ingredientes, y con unos finos toques de humor contextual, que sobre todo entenderán los españoles, por supuesto, se crea un buen producto, entretenido, divulgativo y por supuesto cinematográficamente de calidad (pese a un presupuesto no muy alto). Las continuas apariciones de personajes curiosos que no pegarían demasiado, las alusiones a temas hilarantes siempre relacionados con esa facilidad que tienen en el Ministerio para poder viajar y cambiar el pasado (alucinante lo de convencer a Pau Gasol de que se haga deportista y deje su idea de ser médico, por ejemplo), hace estar esperando el chascarrillo más de una vez, y eso, dado que nunca son dados a la exageración de por sí, le da un toque de moderación que siempre agrada.



Os recomiendo verla, nosotros la hemos estado viendo poco a poco, descargada de internet, por habernos perdido en su momento 3-4 capítulos y ya no querer engancharnos a mitad. Aún nos falta parte de la segunda temporada, y por suerte ya sabemos que el mes que viene comienzan a rodar la tercera... con hasta 14 capítulos, bien, esperemos que mantengan el nivel y la capacidad de atraer nuestra atención. Lo bueno es que la Historia de España da para eso y para mucho más, porque la suerte que tenemos muchos españoles, como los andaluces, madrileños, catalanes, gallegos o canarios es que nuestro país no es algo nuevo, es algo que lleva muchos siglos en pie, país que no lo hacen los reyes ni los gobernantes, lo hacen sus gentes, a veces, o casi siempre de mucho más nivel humano y dedos de frente que cualquiera de los que mandan.